Logo INCIVA

Al usar este sitio web acepta nuestras políticas de cookies de seguimiento. Puedes cambiar los ajustes de cookies de seguimiento haciendo click aquí

Aceptar
Inicio | Colecciones | Colecciones vivas

Colecciones vivas

Colecciones vivasLas colecciones vivas es una las principales estrategias para la conservación de especies de gran valor para la humanidad y fundamental para la preservación, conservación, restauración y el desarrollo sustentable de la diversidad biológica. Estos fundamentos constituyen una guía por los cuales se orientará las colecciones vivas del INCIVA.

En el Jardín Botánico Juan María Céspedes desde su fundación, se han priorizado las plantas o grupos de plantas de valor ecológico, económico y/o cultural, enfatizando en las propias del bosque seco tropical. Las principales colecciones vivas que actualmente posee son:

 

  • Palmas
  • Guaduas y bambúes
  • Colección etnobotánica
  • Zamias y cycas
  • Araceae
  • Bombacaceae
  • Heliconias
  • Jacarandas
  • Etnobotánica
  • Orquídeas

 

Los individuos a ser incluídos en las colecciones vivas del Jardín Botánico deben reunir como mínimo los siguientes requisitos:

 

  • No presentar problemas fitosanitarios.
  • Ser material extraído legalmente cumpliendo con las normas establecidas para la colecta de este tipo de material.
  • El material puede entrar al Jardín Botánico en semilla, esqueje, bulbo, rizomas, plántulas, etc.
  • Es indispensable que tenga datos de colecta, identificando el sitio, las coordenadas, fecha, colectar, tipo material vegetal colectado, descripción del hábitat, etc.
  • La entrada del material vegetal debe llevar el visto bueno del curador de las colecciones vivas.

 

El material vegetal puede llegar al Jardín Botánico en diferentes formas: plántulas a raíz desnudas, plantones, semillas, bulbos, rizomas, esqueje, etc. Independiente la forma de ingreso, se debe hacer el registro de ingreso, que es complementario a los datos de campo.

Después se debe seguir el siguiente procedimiento, dependiendo el tipo de material:

Raíz desnuda. Se desinfecta el material y se siembra en bolsa negra de polietileno y se deja hasta alcanzar el tamaño ideal.

Seudo estaca. Preferiblemente utilizar con tallos de 10 cm. de largo y sistema radicular bien formado. El corte de la seudoestaca debe ser inclinado. El material se desinfecta y se lleva a bolsa de polietileno, donde debe permanecer hasta tener las condiciones ideales para llevar a campo.

Estacas. Tradicionalmente se han empleado para especies de cercas vivas. Sin embargo, se puede emplear este método en algunas especies que se adapta fácilmente a este método. Se debe utilizar una hormona enraizadora antes de llevar la estaca a la bolsa.

Rizomas. Este material se puede llevar directamente a campo si se tiene certeza que el material proviene de fuente libre de plagas y enfermedades. Sin embargo, es necesario utilizar métodos preventivos.

En caso de material proveniente de otras fuentes se debe sembrar en bolsa y tenerlo en cuarentena, antes de sembrarlo.

Semillas. Se debe cumplir con los protocolos para el manejo de este tipo de material: Registro de fuente semillera, desinfección de la semilla, análisis de calidad de semillas, siembra en eras o bolsa directamente, riego y control fitosanitario. Cuando el material tenga el tamaño ideal y antes de llevar a campo se somete a un proceso de rustificación que puede durar aproximadamente 15 días.  A Todo el material sembrado se le debe llenar una ficha de ingreso.

El material vegetal debe pasar por un periodo de cuarentena, el propósito es descontaminarlo y evitar la contaminación de la colección general. Es sumamente importante que ningún espécimen ingrese directamente a la colección sin la revisión previa y el debido  fitosanitario, ya que con esto se previene el  ingreso de hongos e insectos que posteriormente pueden convertirse en plagas y dañar a los ejemplares.

De acuerdo con el Manual Técnico Darwin para Jardines Botánicos (2000) y dependiendo del tipo de colecciones, deben tenerse en cuenta las siguientes consideraciones:

 

  • Contener suficiente número de especímenes de cada taxón, de tal manera que los individuos de cada especie asegure una representación adecuada de la diversidad poblacional genética original.
  • Que los individuos estén lo suficientemente documentados.
  • Que las instalaciones aseguren la permanencia de las colecciones a largo plazo.
  • Que tenga un sistema de acceso eficaz para que los potenciales usuarios puedan tener facilidad en el uso de la información y en sus posibilidades para generar estrategias de conservación.

 

Por otro lado, para asegurar el manejo efectivo de las colecciones se tiene una persona responsable y calificada con el status de curador, quién controla  el manejo y mantenimiento de las plantas, supervisa y entrena al personal operario. Es el responsable del registro de datos de las colecciones y de mantener en buen estado el etiquetado para cada morfoespecie. Las prácticas de manejo que se desarrollan en cada uno de los individuos de las colecciones, se ajusta a los requerimientos fisiológicos y agronómicos establecidos para cada accesión y en especial se hace mayor énfasis, en la sanidad vegetal y nutrición, aseguradas  a través del uso de productos orgánicos o ecológicos.